La Paz

La guerra de “Los Pepillos”

En la disputa por el control de la plaza del narcomenudeo en La Paz, José Fernando Torres Montenegro o José Francisco Ojeda Torres “El Pepillo”, es ahora el responsable de los últimos ataques armados

La escena del crimen donde fue ejecutado el narcomenudista Angel de Jesús Barriga Castro.

La escena del crimen donde fue ejecutado el narcomenudista Angel de Jesús Barriga Castro.

Investigaciones Zeta de Tijuana.- Las primeras indagatorias de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Baja California Sur, tras el reinicio de ataques armados en las últimas cuatro semanas, apuntan hacia el jefe de la plaza del narcomenudeo de la Zona Sur de La Paz, José Fernando Torres Montenegro y/o José Francisco Ojeda Torres “El Pepillo” o “El Puma”.

Justifican que el jefe criminal abrió otro frente de batalla entre narcomenudistas, y tiene como brazo armado a su sobrino, Iván Ojeda Montenegro “El Pollo”, considerado el presunto responsable material de organizar y ordenar los últimos ataques en contra de vendedores de droga que habrían desertado de la organización delictiva.

pepillos 1Los narcomenudistas “le habrían volteado bandera a ‘El Pepillo’ y comenzaron a trabajar en la venta, distribución y trasiego de droga con las células criminales de los hermanos Jorge Alberto, Felipe Eduardo y Carlos Alberto Guajardo García “Los 28”, y de Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Artista”, explicó un investigador.

Complementó: Aprovechando la distracción en la persecución y captura de criminales de los grupos bélicos de “Los Dámaso” por parte de las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, el cabecilla de “Los Pepillos” comenzó a alinear a sus antiguos aliados, pero como se negaron a regresar y seguir trabajando para la organización delictiva que encabeza, ordenó levantarlos y, de no haber remedio, matarlos.

Así, concluyen las investigaciones, la guerra entre narcomenudistas es protagonizada por tres células del Cártel de Sinaloa:

1.- La de Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Artista”, sucesor de Rolando González Moreno “El Compadrón” y jefe de la plaza de la Zona Norte de La Paz, quien según el último mapa delictivo elaborado por autoridades federales y militares, es uno de los principales operadores del capo Ismael “El Mayo” Zambada en La Paz.

2.- La de los hermanos Jorge Alberto, Felipe Eduardo y Carlos Alberto Guajardo García “Los 28”, quienes desde julio de 2014 pelean y tratan de apoderarse de las zonas Norte y Sur de La Paz, vinculados al capo Dámaso López Serrano “El Mini Lic”.

3.- La de José Fernando Torres Montenegro y/o José Francisco Ojeda Torres “El Pepillo”, jefe de la plaza de la Zona Sur de La Paz, a quien se relaciona con Dámaso López Serrano “El Mini Lic”.

Los agentes indicaron que la ola de asesinatos de las últimas semanas ha sido protagonizada por “El Pepillo”, quien está atacando a aquellas células criminales que en su momento pertenecieron a su organización y operaban en los límites de las zonas Sur y Norte.

La guerra de “El Pepillo” -tal y como la llaman los agentes de investigación estatales, federales y militares- es “porque poco a poco va perdiendo el control de su territorio, sobre todo en las colonias Agua Escondida, 8 de Octubre, Olas Altas, El Mezquitito, Chametla y El Centenario”, y no ha podido recuperar el dominio en su totalidad, derivado de que los responsables de esas zonas voltearon bandera y ahora operan protegidos por “Los 28” y “Don Carlos” o “El Artista”.

Silvestre Carlón Navarrete o Silvestre Carmona Navarrete "El Silvestre", ejecutado en la playa de El Comitán, al norte de La Paz.

Silvestre Carlón Navarrete o Silvestre Carmona Navarrete “El Silvestre”, ejecutado en la playa de El Comitán, al norte de La Paz.

En el último mapa delictivo, elaborado por autoridades federales y militares, “El Pepillo” o “El Puma” aparece con los siguientes personajes como parte de su estructura criminal:

  • Alejandro Sánchez Trejo “El Frank”, “El Frane” o “El Peinado”, como encargado de finanzas de la organización delictiva.
  • Édgar Amílcar Acosta Reyes “El Rayo” como brazo armado, quien a su vez, tiene como jefe de sicarios a Iván Ojeda Montenegro “El Pollo”.
  • Los hermanos Ranulfo, Wenceslao y Valerio, de apellidos López Portillo, así como José Luis González Portillo “El Barbas” e Iván Trejo “El Police”, como encargados de la logística de la organización.
  • Martín Octavio Burgueño Reyes “El Viejo Pelón”, responsable de reclutar sicarios, encabezados por Eladio Quintero Manjarrez “El Tío”, identificado por ser tío de Abel Nahúm Quintero Manjarrez “El Grande”; seguido de Rubén Adrián Dávila Quiñónez “El Chueco”, Fausto Rodolfo Zavala Quiñónez “El Gato Meado”, Daniel Ovalles Vázquez “El Danny”, Norberto Sánchez Meléndez “El Beto”; Jesús Alberto Quiroga Villarreal, Aarón Eleuterio Gutiérrez Sosa, Germán Reyes Ibarra “El Germán” y José Alberto Castro Barrera “El Alberto”.
  • Carlos Ojeda Montenegro “El Chaly”, responsable de la plaza del narcomenudeo en Todos Santos.
  • Humberto Ojeda Montenegro “El Tito”, encargado de la plaza del narcomenudeo en el Centro de Reinserción Social (CERESO) La Paz.

Los ataques

En este nuevo frente de guerra, donde la mayoría de los caídos son de “Los 28” y “Los Mayitos”, los agentes de investigación de la PGJE confirmaron ocho ataques armados en La Paz, del 13 de junio al 5 de julio:

1.- El 13 de junio fue levantada Valeria Lizbeth Armenta Castillo “La Morena”, esposa del narcomenudista Eduardo Martín Alvarado “El Kumi”. Fue tirada por la madrugada en colonia 8 de Octubre, en una brecha de la prolongación del Bulevar Santa Rosa en la colonia Las Pitahayas, cerca del Rancho San Rafael.
La mujer de 33 años recibió dos disparos de pistola 9 milímetros, uno en la cara y otro en la espalda; había sido dada por muerta.

2.- El 13 de junio fueron atacados a tiros los narcomenudistas Jesús Ignacio Mendoza “El Nachito” y Hugo Alberto Lara Almaraz, cuando por la noche se encontraban en un domicilio en Calle Palo Colorado entre Cardón y Calle Dos, Colonia Agua Escondida.

El primero de ellos murió cuando era trasladado al Hospital General “Juan María de Salvatierra”, y el segundo resultó con una herida en el lado derecho del abdomen, con orificio de entrada y salida de pistola calibre 9 milímetros.

3.- El 22 de junio fue atacado a tiros Jaime Ramón Navarro Hernández “El Jaimito” en la calle Víctor Manuel Ferrón, entre Mar Bermejo y San Juan de la Costa, Colonia 8 de Octubre. El hombre de 31 años fue asesinado con una pistola calibre 40 milímetros.

lapaznarcoviolencia1324.- El 30 de junio fue ejecutado el narcomenudista Jesús Arturo Báez García “El Chuy”, cuando se encontraba en el patio del domicilio de Palo del Arco, entre Lomboy y Palo Colorado, Colonia Agua Escondida.

Testigos explicaron que la víctima de 24 años estaba en el patio frontal de la vivienda, cuando se estacionó un automóvil Toyota Corolla de color café, del cual descendió una persona, portando un fusil de asalto, quien disparó, por lo que “El Chuy”, corrió y entró al domicilio.

En la escena del crimen, la PGJE encontró en el patio siete cartuchos percutidos calibres 7.62 y 39 milímetros, y cuatro más en el interior de la vivienda.

5.- El 1 de julio fue levantado un presunto narcomenudista, cuya identidad -al cierre de esta edición- era desconocida. El hombre circulaba sobre Calle Sierra de las Vírgenes, entre Sierra San Javier y Sierra La Giganta, Colonia 8 de Octubre.

Los vecinos reportaron detonaciones de arma de fuego, y cuando llegaron las fuerzas de seguridad de los tres niveles de gobierno, únicamente encontraron abandonada una motocicleta Italika FT-125 de color rojo, y seis cartuchos calibre 9 milímetros percutidos; además de una grapa de cristal tirada en el piso.
Un par de metros más adelante, en el patio de un domicilio particular, se encontró un casco de motociclista color amarillo con negro marca Italika, ocho grapas de cristal y manchas de sangre en el piso.

Las autoridades de los tres niveles de gobierno rastrearon la zona, pero no encontraron más.
6.- El 1 de julio fue atacado a tiros el narcomenudista Saulo Thomas Dueñas Ramírez “El Jalisquillo”, cuando se encontraba en Calle Puerto Manzanillo y Puerto Coatzacoalcos, Colonia Olas Altas.

La víctima, de 21 años, estaba afuera de su domicilio cuando llegaron dos sujetos a bordo de una motocicleta de color negro, por lo que uno descendió y le llamó por su nombre. Fue entonces que propinó los tiros y huyó en moto, con rumbo desconocido.

7.- El 2 de julio fue atacado el narcomenudista Ángel de Jesús Barriga Castro, cuando se encontraba en Calle Armonía, entre Geología y Avenida Tecnológico, Colonia Solidaridad Mezquitito, por la Universidad Autónoma de Baja California Sur.

El joven de 24 años, circulaba a bordo de su automóvil Toyota Tercel de color rojo, placas de circulación 802-PMZ5, cuando fue atacado con una pistola 9 milímetros, junto con un acompañante, quien entró corriendo al campus universitario, desplegándose un fuerte operativo para ubicarlo, el cual comenzó en el patio y se extendió a los salones.

pepillos 2En tanto, el herido fue trasladado al Hospital General “Juan María de Salvatierra”, sin embargo, murió en el camino, derivado de tres heridas que presentaba en el cuerpo.

8.- El 5 de julio fue atacado a tiros el narcomenudista Silvestre Carlón Navarrete y/o Silvestre Carmona Navarrete “El Silvestre”, cuando se encontraba acompañado de su familia en la playa del poblado “El Comitán”, al norte de La Paz.

El saldo es hasta el momento de cuatro ejecutados, tres heridos y un desaparecido.

El contacto

De los últimos asesinatos, la ejecución de “El Silvestre” es quizá la más relevante por tratarse del responsable de la distribución de droga de los poblados Chametla y El Centenario, principal punto de embarque y desembarque de armas, drogas y sicarios.

pepillos 4Las primeras investigaciones exponen que el jefe criminal tenía alrededor de 15 años operando en la zona en la venta, distribución y trasiego de droga, primeramente al servicio de Adelaido Soto Aguilar o Eduardo Salas Martínez “El Güero Layo”, y después con José Fernando Torres Montenegro “El Pepillo”.

Por el tiempo que tenía operando en la zona, de acuerdo a las investigaciones, “El Silvestre” se había convertido en un “criminal intocable”, ya que habría logrado corromper a comandantes y policías de todos los niveles de gobierno que velaban por la seguridad en Chametla y El Centenario, creando una red de vínculos criminales tan sólida que le permitía operar y movilizarse de manera impune, sin ser molestado y menos aún detenido, a pesar de que todos sabían quién era, dónde vivía y cuál era su actividad delictiva.

El mote de “El Silvestre” salió a relucir por primera vez en un expediente oficial en el crimen de Everardo García Silva “El 20”, “El Gordo” o “El Gevi”, asesinado en medio de una balacera la madrugada del 5 de mayo de 2015 en Calle Venustiano Carranza número 2717, entre 5 de Febrero y Antonio Navarro, Colonia Los Olivos de La Paz.

El único sobreviviente del ataque armado de quien fuera identificado como lugarteniente de Felipe Eduardo Guajardo García “El 28”, atestiguó que “El Silvestre” era “el responsable de logística del embarque y desembarque de armamento, droga y sicarios enviados en lancha por las Fuerzas Especiales de Los Dámaso desde el campo pesquero de Arenitas, Sinaloa, hacia La Paz, Baja California Sur, quienes habían definido como punto de atraque la playa aledaña a una radiodifusora localizada a un costado de residencial Marina Sur, por una zona conocida como ‘Cola de la Ballena’”.

El testigo de nombre Santiago, dijo que fue contratado por dos sujetos identificados con los apodos de “El Chavalo” y “El Tirita”, los cuales, tras reclutarlo, lo enviaron junto con “El 20” y “El Negro” en una lancha dirigida por dos pangueros.

El menor de 17 años indicó que “el día que llegaron ya era de noche”, y eran esperados por tres personas a bordo de una camioneta roja, Jeep Cherokee, “quienes nos llevaron a una casa”.

Aunque aseguró desconocer de quién se trataba, en el trayecto de la playa a la casa de seguridad, escuchó que “le decían Silvestre, al señor que manejaba la camioneta, el cual era gordo y pelón, quien nos llevó a una casa de seguridad en Chametla, y nos tuvo en una casa como diez días; después nos sacó de ahí y nos llevó a la casa donde al segundo o tercer día de haber llegado, fueron y nos atacaron con armas largas”.

Los agentes de investigación de la PGJE mostraron una foto de “El Silvestre” al testigo, quien respondió: “Simón, ese cabrón es”, y agregó que sabía que “era el jefe de la plaza de Chametla y El Centenario, porque ‘El 20’ me dijo, cuando pregunté quién era esa gente, que trabajaba para ‘El Pepillo’, y a su vez, era el contacto de ‘Los 28’ para recibir armas, droga y sicarios que estaban enviado desde Sinaloa para la guerra contra ‘Los Mayos’”.

De acuerdo con los agentes de investigación en el caso, “El Silvestre” quedó atrapado en medio de la alianza entre “Los Pepillos” y “Los 28”, quienes al dividirse y salir cada quien por su lado, “el único que perdió fue el jefe criminal”.

pepillos 3Los investigadores consideran que “El Silvestre” fue asesinado por “Los Pepillos”, por haber volteado bandera e irse con “Los 28”, con quienes tejió una alianza criminal, aprovechando su influencia en la zona de embarque y desembarque.

De hecho, y en base a datos que los agentes han logrado recabar, “El Silvestre” ya estaba operando con “Los 28”, después de que se vino la división entre ambos grupos tras la ejecución de Humberto Juárez León “Don Maleno”, ocurrida el 16 de enero dentro de su casa, en Calle Bernardo Maldonado entre Luis Barajas y Enrique Von Borstel, Colonia Revolución de La Paz.

La ruptura fue confirmada casi de inmediato por el narcomenudista Eduardo Martín Alvarado “El Kumi”, quien tras la ejecución de “Don Maleno” fue detenido y consignado por posesión de marihuana y cristal.
En su declaración, el delincuente terminó por confesar que “los responsables del crimen eran sicarios al servicio de ‘El Pepillo’”, quienes habían planeado levantar a los hijos de la victima de 54 años, identificados como Josué Humberto, José Carlos y Jonathan Omar, de apellidos Juárez Mora, porque no se habían querido alinear con ‘Los Pepillos’, después de haber pertenecido mucho tiempo a esa célula criminal, ya que estaban comprando la droga a “Los 28” porque la vendían “más barata” y de “mejor calidad”, desatando así la pugna.

Categorías:La Paz, Policiaca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s