Columnas

ABCdario / GOLFO DE CALIFORNIA

De acuerdo a revelaciones hechas ayer domingo por Cuauhtémoc Morgan, (Colectivo Pericu), nuestro país no tiene jurisdicción sobre las aguas de golfo de California. De confirmarse que el golfo de California, mar Bermejo o mar de Cortes es de jurisdicción internacional –y tras el preludio sobre la existencia de ricos yacimientos petrolíferos en BCS–, la revelación resulta dramática y hartamente sospechosa.

13177788_1757064137869495_9220173901245035516_n

Dramática porque es muy probable que –en esto los estudiosos pueden ilustrarnos mejor– los abominables tratados de Guadalupe dejaron sueltos algunos “cabos” (corchetes) que los gobiernos sucesivos de México jamás corrigieron en bien de la nación, y hoy la jurisdicción sobre las aguas del golfo de California está en tremenda duda (al menos para una mayoría de mexicanos, porque los estadounidenses no parecen compartir la misma duda). Para esto, Morgan recurrió a un hecho que se presentó durante la aprehensión de Francisco Javier Arellano Félix, en agosto de 2006, cuando pescaba tranquilamente sobre las costas de Mulegé, las autoridades mexicanas se inconformaron por la “extraterritorial e ilegal” aprehensión del narcotraficante alegando que había sido en territorio nacional, la DEA y el Departamento de Estado alegaron que la aprehensión había sido en “aguas internacionales”, y hasta ahí llegó la discusión.

Sospechoso porque Porfirio Díaz estuvo a punto de “concesionar” bahía Concepción a los estadounidenses para resguardo de su flota de guerra en el pacífico; años más tarde, durante la segunda guerra mundial, los árabes pretendieron construir bases militares en BCS; a finales de los ochentas de siglo pasado, hubo serios intentos de abrirle paso a grupo de migrantes chinos en el valle de Vizcaíno tal como se dio a principios de 1900. Y sin en política no existen casualidades ni coincidencias, resulta no menos sospechoso que durante el gobierno de Felipe Calderón se hayan otorgado 106 concesiones mineras en la sierra de Guadalupe y la Giganta y hoy, en un lance no menos misterioso, grupos ambientalistas internacionales pretenden que ambas sierras, así como el rico golfo de California sean declaradas “reservas naturales”.

Es decir, la conexión es muy clara; los ambientalistas pelean hoy las riquezas naturales que pretenden explotar a futuro los grandes consorcios internaciones al amparo de cortes y leyes supranacionales que rigen en la materia; la conservación y preservación del medio ambiente es solo un pretexto. A ver que si Iván Cáceres Puig –“Iván el Terrible”– que despacha como Delegado de Semarnat en BCS–, dado su origen (de la mafia de los ambientalistas que lidera Benito Bermúdez) ayuda a desentrañar el misterio o abona más a las sospechas– sobre los motivos “reales” que motivan las declaratorias de las reservas naturales en ciernes que pretenden imponer en el estado.

Por lo pronto, habrá que esperar la próxima entrega que prometió Cuauhtémoc Morgan sobre la jurisdicción de las aguas del golfo de California que, con lo que adelantó ayer es más que suficiente para hilvanar las más inimaginables sospechas que gravitan en derredor de tanta “guasanga”. ¡Qué tal!

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotamil.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s