Bobby García

La Suerte está echada

Por Bobby García

&.- Le organizamos un mitin
&.- López Obrador y Morena

Colaboré en el gobierno de Rojas Aguilar en el trienio 1996-99, cuando López Obrador era todo un personaje en el PRD. En esa época yo era secretario general del partido en la entidad. En su gira decidió llegar hasta Santa Rosalía y le organizamos un mitin en la plaza central. No recuerdo si fue en noviembre del 97 o el 98, porque en febrero del 99 fue la elección en la que el PRI resultó derrotado por Leonel Cota Montaño. En ese acto fui conductor del programa y Benito Cañedo Osuna fue el orador por Mulegé. La comitiva llegó en un auto al que le habían tumbado el capacete; lo trasladaron por las calles principales y el chofer fue Armando Patrón. El mitin resultó todo un éxito. De esos ayeres y participantes ya han corrido muchos polvos. Era la época del PRD ya que Leonel arrastraba multitudes llevándose a muchos priistas. Cachanía quedó sin “cuadros”

El jueves 25 de agosto el peje estuvo en Cachanía y concentró muy buena asistencia en la Mutualista Progreso. Seguramente en el estrado estuvieron los mismos que estuvieron aquí en La Paz. No tengo noticia de que algún Cachanía lo haya acompañado. Cuando Leonel fue gobernador, muchísima gente mulegina se unió a su proyecto –como siempre pasa con los ganadores- Fue su época dorada de doce años de los que hoy no quedan ni los polvos; ahora todo mundo es panista con Carlos el demoledor, y Pedro Osuna a la cabeza en Mulegé, y que trabaja para “encabezar” la próxima administración. Hoy es tan sencillo cambiar de partido como cambiar de camisa.

En la contienda pasada el PRI lanzó a Felipe Prado, y el PAN a Pedro Osuna. Por el “asunto” de la paridad de género el tricolor eliminó a Prado y colocó a la maestra Elizarrarás. Pedro Osuna se quitó y colocó en su lugar a su esposa… y colorín colorado… pero no, Prado Bautista, que había mostrado una ecuanimidad envidiable, renuncia y se hace candidato del Panal. En esos días andaba en Cachanía y en la clásica parada frente al restaurante El Muelle encontré un contingente de Felipe Prado con banderitas del Panal. Me encaminé hasta la esquina de la cancha y hasta allá llegó el exdiputado Ramón Vargas, me entregó un volante y le vendí mi novela La ciudad del canal. Platicamos y le dije que le estaban entregando en bandeja de plata la alcaldía a Pedro Osuna –no a su esposa- NO, me dijo, cuando ganemos lo voy a invitar. Los votos del PRI y el Panal, sumados, fueron más que los del PAN.

El jueves 25 y en pleno medio día la Progreso tuvo una buena asistencia, entre los que se encontraban algunos viciosos por el poder que pulularon alrededor de Guille Santillán. Los panistas oportunistas no se atrevieron a ir, pero tan pronto termine por hundirse la barca, allí estarán. Esta actitud vergonzosa es la que tira por la borda los esfuerzos de Morena, que en Cachanía puede nacer muerta.

Si quieren arrebatarle la alcaldía a los nefastos “panistas” lo pueden hacer con militancia de cola corta y con Felipe Prado Bautista. No veo más hasta ahorita.

El miércoles 24, por la tarde estuvo aquí, en la bajada de la avenida 5 de mayo. Asistí para observar la capacidad de convocatoria que tiene el comité ejecutivo estatal y municipal. Nada que ver con el arrastre que tenía Leonel Cota Montaño. Pero debo apuntar que López Obrador no necesita quien le llene los espacios; en su momento los llenará. Lo que necesita en todo el país es que los comités estatales y municipales se pongan a trabajar en la conformación de la poderosa estructura electoral que en la medida de que sea una maquinaria casi perfecta en esa medida evitará el fraude electoral.

En la pasada elección local, cometieron el primer error político: Víctor Manuel Castro Cosío, -el Puchas- no debería haber sido candidato a gobernador ya que el discurso del peje se complementa con el dicho de que en su partido no habrá corruptos, y el Puchas como alcalde terminó por formarse la imagen de un gran corrupto, que no debería ser candidato. Mi correo: raudel_tartaro@hotmail.com

PASEMOS EL RUBICÓN: La pesada carga del discurso del peje en el que pondera a Morena como un partido de honestos, choca con la inclusión de muchos que son conocidos en cada estado o ciudad por arrastrar una cola grande de paja. Eso desmoraliza a mucha ciudadanía… pero insisto: el peje no necesita que le hagan la mayor propaganda; necesita que le organicen al partido y la militancia, la maquinaria electoral y un grupo en cada ciudad, que sean matados en la chamba sin poses ni jornadas mediáticas. Debe procurar ser más realista dejando un poco o un mucho su mesianismo y populismo. Su declaración de 3 de 3 fue un error; pero él juega con los errores y las puntadas. Ya debe dejar de repetir que le han robado las elecciones; ahora tiene que esmerarse en formar un poderoso equipo electoral. Que en casa comunidad grande y pequeña se detenga a que le muestren la estructura electoral. Que no deje este punto suelto porque de no hacerlo lo volverán a robar. Si él es honrado, sus cuadros estatales y municipales también lo tienen que ser, porque como lo dice, si hay honradez en la dirección del país habrá honestidad en todo su gobierno… pero los corruptos, muchos, están en Morena. Víctor Castro habló y se desgañitó contra los corruptos y en su gobierno se olvidó del pueblo y la honestidad. Eso demerita todo discurso. Alea Jacta Est. 30-08-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s