Columnas

ABCdario / MIGUEL LEÓN PORTILLA

Por Víctor Octavio García

  • Dr. Miguel León Portilla; ayer hoy y siempre.

Ayer tuve la agradable oportunidad de compartir un par de breves impresiones con uno de los mexicanos que más admiró; Miguel León Portilla: Le pedí a mi amiga Elizabeth Acosta Mendía, que tomará un par de fotos que ayer mismo subí a mi muro en el “feis”. Increíble ver cómo a sus 90 años sigue siendo un hombre extraordinario, sabio, lúcido, entregado y comprometido con las causas más nobles que historiador e investigador alguno pueda abrazar; la educación, divulgación, investigación y defensa de nuestro pasado.

Hace más de treinta años tuve la gran fortuna de conocerlo y tratarlo, al igual que al Dr. Michel Mathes, en el Ágora de La Paz (Altamirano y 5 de Mayo), durante un ciclo de conferencias que dictaron sobre el pasado californio: Años después lo volví a ver en Loreto durante un aniversario de la fundación de la misión, otrora primera capital de las Californias; siempre fiel, siempre el mismo; apasionado defensor de California, de esa California que estamos a punto de perder. Recuerdo que en 1974, en vísperas de que el Presidente Luís Echeverría enviará al Senado de la República la iniciativa de reforma constitucional para que los territorios federales de Baja California Sur y Quintana Roo se transformaran en estados, el Presidente Echeverría pretendía que BCS llevara el nombre de “California de Juárez” o estado “Benito Juárez”, lo que en los hechos era una aberración. León Portilla desde la academia presentó su alegato y defendió con sólida argumentación histórica de que BCS no tenía porque llevar otro nombre que no fuera el de California, cuyo derecho histórico había sido respetado por el constituyente de 1917, siendo su gentilicio sudcalifornianos. En realidad el Dr. León Portilla siempre se ha pronunciado desde mucho antes de que BCS se llamara California a secas o California mexicana. Al final, se impuso el alegato del prestigiado historiador.

Ayer insistió en la máxima Tribuna sobre el tema; California, lo hizo a su estilo, con la finura como se expresa un intelectual como él. Y así como ha sido apasionado defensor y promotor de California, es un empedernido promotor de la defensa del medio ambiente y de la cultura, la cultura que de ninguna manera debe verse como un lujo, dijo, quien también ha sido catalogado como un “defensor de los indios muertos”, pero también de los “indios vivos”; un excelente conversador, ameno, entretenido que se conecta muy bien con la audiencia que ayer, por espacio de veinte minutos, mantuvo centrado el interés en lo que decía, en sus ademanes, en su expresiones, en sus revelaciones siempre inéditas, siempre interesantes.

Lamento no haber preparado una crónica de su intervención en el Congreso del estado por mis problemas auditivos, pero ya habrá tiempo para hacerlo apoyado en la versión estenográfica de su magistral disertación.

En 2009, la burocracia del INEGI pretendió –se desconocen las razones– cambiarle el nombre a isla de Cerralvo por el de Jacques Yves Cousteau, León Portilla fue el primero el levantar la voz a través de un artículo publicado en La Jornada (24 Nov. 2009), en el que consignó; “Al introducir arbitraria y gratuitamente el cambio sin dar razón alguna se está borrando una parte de la historia de la California mexicana: Y esto atenta contra la identidad y la cultura nacionales. Recordaré porque esa isla se ha llamado y deberá llamar siempre Cerralvo”. Y abundó “¿Ahora de un plumazo, que denota ignorancia de la historia, se pretende cambiar este nombre rico en evocaciones? ¿Se consultó a las autoridades y al pueblo de Baja California Sur y a quienes se interesan por la identidad nacional y la relación que esta tiene con los nombres del lugar?.”. La burocracia del INEGI reculó, como era de esperar, y se impuso la autoridad moral e intelectual de uno de los más grandes historiadores que tenido nuestro país.

En suma, referirse y hablar de don Miguel León Portilla es hablar de un ALIADO histórico, fiel y apasionado de California, de nuestro pasado, costumbres e idiosincrasia. Mi reconocimiento, admiración y respeto personal a don Miguel León Portilla, de ayer hoy y siempre, que el Señor lo siga proveyendo con sus bendiciones. Bienvenido a casa, a su casa donde se le quiere, se le aprecia, se le respeta y admira.

Para cualquier comentario, duda o aclaración, diríjase a abcdario_@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s